Una empresa familiar con una historia vinculada al Puerto de Ciutadella

Guiula

Siempre tuvo claro que su propósito en la vida era trabajar con las manos y ser “Mestre d’Aixa” (Carpintero de Ribera). Jaume Llompart, más conocido en el puerto como «en Met», tenía solamente 14 años cuando empezó a trabajar de aprendiz de mestre d’aixa. Era el año 1959. Fue en el taller que tenían sus maestros, Joan Cerdà y Jesús Melis, en el puerto de Ciutadella, y a partir del año 1966 en la zona de Dalt sa Quintana. Con una mezcla de arte y técnica y utilizando “l’aixa”, la principal herramienta de los antiguos carpinteros de ribera, Jaime Llompart da forma y vida a los primeros llaüts que navegaran por aguas menorquinas. El llaüt Sant Rafael es, de hecho, la primera embarcación que construye entera y con plena autonomía.

Doce años más tarde, el 1971, comienza una nueva etapa y abre su propio taller en la zona conocida como “Sa Colàrsega” del puerto de Ciutadella. Nace así la empresa Astilleros Llompart dedicada a la construcción, mantenimiento y reparación de embarcaciones.

Es durante esos primeros años que construye varias embarcaciones emblemáticas como, por ejemplo, los botes “Pepita” o “Auxiliadora” y los llaüts “Guiula” o “Macarena”. Atiende también emergencias y rescates fuera del puerto de Ciutadella.

La Macarena és el llaut més gran construït pel mestre d'aixa de 9,60m.
La Macarena es el llaut más grande construido por el "mestre d'aixa" de 9,60m.
La Guiula a la Colàrsega
El llaut Guiula, de 38 palmos (7,60m).
El bot Auxiliadora de 21 pams (4,20m) construït pel mestre d'aixa l'any 1973
El bote Auxiliadora de 21 palmos (4,20m) construido por el "mestre d'aixa" en el año 1973

La "rissaga" de 1984

Si hay un año grabado en la memoria del “Mestre d’Aixa” és el 1984, el año de la gran “rissaga” que afectó el puerto. La gran ola ocasionó multitud de daños y destrozos a las embarcaciones de recreo y a toda la flota pesquera. Jaume Llompart se encargó de la reconstrucción y reparación de la mayoría de embarcaciones que quedaron afectadas por la fuerza de la “rissaga”. No obstante, fue inevitable que el fenómeno provocara la desaparición de un gran número de barcas de madera.

La “rissaga” puso en evidencia la necesidad de instalar en el puerto de Ciutadella una infraestructura que diera respuesta tanto a las posibles emergencias como a las tareas de reparación y mantenimiento de la flota pesquera y las embarcaciones de recreo de Menorca. Es así como Astilleros Llompart impulsa ante la administración el proyecto y la construcción del varadero del puerto de Ciutadella.

El 2 de diciembre de 1985 se inaugura con la varada de la barca de pesca “Valldemosa” el nuevo varadero de Ciutadella. Esta primera varada histórica genera una gran expectación entre los vecinos y usuarios del todo el puerto.

Hasta ese momento, sólo era posible varar embarcaciones en la isla de Mallorca, en el varadero de Cala Ratjada, que ofrecía servicios para atender las reparaciones y el mantenimiento de toda la flota pesquera de Baleares.

La empresa crece, se consolida y progresivamente se va ampliando el equipo humano de trabajadores. El “Mestre d’Aixa” vive durante los años 80 y 90 todas las transformaciones que irán afectando el puerto y sus usuarios.

Con el cambio de siglo, una nueva generación asumirá el relevo de la empresa. El hijo del “Mestre d’Aixa”, también llamado Jaume Llompart, asegura la permanencia del oficio artesanal y da continuidad a la empresa. Empieza como aprendiz con solo 17 años pero desde su infancia las instalaciones del varadero han sido el espacio donde juega, crece y observa el trabajo de su padre. La formación y el aprendizaje del oficio como “Mestre d’Aixa” van de la mano durante toda su infancia y adolescencia. Con el paso del tiempo, Jaume Llompart hijo coge el timón de la empresa rumbo a las aguas del siglo XXI, una nueva era que conjuga artesanía y modernidad. 

Mito

En el año 2006 el puerto de Ciutadella vive otra “rissaga” que provoca nuevos daños a la flota pesquera y a muchas embarcaciones. La empresa Astilleros Llompart da nuevamente respuesta a las reparaciones más importantes. Un año después se inaugura en la zona del varadero una nueva instalación que aporta modernidad y rapidez: la primera Grúa GH para la botadura y varada de embarcaciones de hasta 12.5 toneladas, una infraestructura que forma parte del proyecto de remodelación y ampliación del varadero que se impulsa durante aquellos años. La Grúa GH es una instalación moderna y necesaria que amplía los servicios que se ofrecen en el puerto de Ciutadella tanto a usuarios como a profesionales del sector.

Actualmente, las nuevas técnicas de construcción de embarcaciones con materiales como el plástico o la fibra de vidrio han provocado un claro retroceso en las técnicas artesanas del oficio de “Mestre d’Aixa”. No obstante, en Astilleros Llompart se continúa apostando por el legado ancestral del oficio y por la recuperación de una forma de trabajar lenta y minuciosa, la que cuida los detalles y crea arte y belleza con las manos.

La última gran obra de la empresa familiar –construida por las dos generaciones de “Mestres d’Aixa” –padre e hijo- es el bote de madera «Xupi». Construido con paciencia y perseverancia durante 4 años, el 21 de junio de 2015 se realizó, con la ayuda de amigos y familiares, la botadura de inauguración de “Xupi” en “Sa Colàrsega” del puerto de Ciutadella.

“Xupi” és una embarcación única y singular. Mezcla los elementos más clásicos de los botes menorquines con algunas características de las falucas egipcias, un proyecto fruto de la pasión y la admiración del “Mestre d’Aixa” por la cultura egipcia. Desde esta perspectiva podemos incluso decir que “Xupi” es la obra inmortal de Jaume Llompart que desafiará, como las pirámides de Egipto, el paso del tiempo.